“¡Oye!… ¡Ahora que me acuerdo!…”: Nuevo libro del nonagenario Narciso Chiva Ibáñez.

El sábado por la tarde el salón de conferencias de la Mutua Segorbina acogió la presentación del último libro del segorbino, Narciso Chiva Ibáñez, “¡Oye!… ¡Ahora que me acuerdo!…”. Más de un centenar de amigos del nonagenario acudieron a la presentación, así como su esposa, hijas, yernos y nietos, además de los concejales del consistorio segorbino, Vicente Hervás y José Muñoz.

Un libro, que según comentó el autor, ha nacido de su aportación a Facebook, gracias al deseo de sus tres hijas, Pilar, Teresa y Alicia de que escribiera sus memorias, “Fue entonces cuando me lo instalaron como distracción de jubilado, esperando que me entendiera. Yo siempre dude que pudiera interesar a alguien. Y, vaya si interesó: ya son más de 18.000 lectores los que han visitado mis fotos y relatos”.

Narciso Chiva

Asimismo, este último trabajo de Narciso Chiva, también nació del deseo manifestado por varios amigos de Facebook que aparte de dar “me gusta”, a sus fotos y relatos, le pedían repetitivamente que quedaran reflejados en papel, animándole a escribir este libro.

El Presidente de la Fundación Mutua Segorbina de la Comunidad Valenciana, Rafael Zarzoso, afirmó que el resultado de este libro es extraordinario, “los retazos de su vida aquí recogidos son también jirones de la vida de Segorbe durante el último siglo. Aquí el peso de lo literario es ligero. Predomina el impulso de lo inmediato, el recuerdo perseguido que, de pronto, sobresalta la memoria, la frescura de lo oral, de lo contado por el abuelo a sus nietos, del comentario lanzado al aire durante el repaso de las fotos familiares”.

Presentación Libro Narciso Chiva

El libro esta cuajado de recuerdos: la familia, los amigos, los conocidos, las mascotas…; está repleto de protagonistas de nuestro pequeño y ya lejano “pasaje emocional; desde las “Papeleras del batán de Geldo –la madre y las tías del autor– hasta Manolita Belís y Rosario Raro, pasando por “Compañerico”, “Tripero”, Paco Herrero, Paco Castañer, Rovira, Vicente “Manasas”, Manuel Querol, Valles, Antonio Vizcaino, el “Cartujano”, “Nelo”, “Santos”, “Punter”, “Caralampio”, “Mosca”, “Royo”, “Katanga”, José Carot, “Los Cursos”, “Manegueta”, “Cacau”, el “Leñater”, el “Carrero”, “Rimón de la Pipa”, Los hermanos “Gollorí”, Melchor Escrig “el cantarero” y otros tantos.

A Zarzoso, le encantaría que el ejemplo de Narciso Chiva cundiese entre los mayores y también entre los no tan mayores, de modo que algún día se pudiera disponer de una gran colección de testimonios e imágenes del pasado. “Los segorbinos y los moradores de esta comarca del Alto Palancia, tantas veces pioneros en los más diversos campos e iniciativas, podemos serlo también de esta empresa colectiva de preservación de nuestra memoria viva. Si así fuera, la entidad que tengo el honor de presidir estará atenta y dispuesta a prestar su colaboración activa y comprometida con esta línea editorial a la que todos nuestros amigos y mutualistas, imperceptiblemente, nos han ido conduciendo”.

Numeroso público asistió a la presentación del libro de Narciso Chiva

Narciso Chiva Ibáñez

Narciso Chiva Ibáñez. Nació hace 92 años en Segorbe, y se exilió solo un año por la Guerra Incivil. Su vinculación y fidelidad a Segorbe fue total. Solo asistió al colegio hasta los 13 años, pero leía todos los libros y poesías de los clásicos que caían en sus manos y que influyeron en su formación cultural, incluso para que no se lo contaran estudio el Corán, El Quijote y la Biblia.

Pero, no piensen que se conformó con la literatura. De niño se interesó por el dibujo; de adulto por la música, el canto, baile, ciclismo, senderismo, pesca, jardinería, avicultura, fotografía y por último el cine, que tuvo que abandonar por falta de medios económicos. Su formación en estas aficiones fue autodidacta, sin profesores, ni mentores. Solista de bandurria en la primera rondalla de postguerra. Actualmente es el socio vivo más antiguo de la Sociedad Musical. En pesca ha practicado todas las modalidades posibles en cien kilómetros alrededor de Segorbe.

Por falta de aptitud abandonó el dibujo y se inició en la fotografía. En esta disciplina destacó en el Foto Club Valencia alcanzando numerosos galardones por España. Organizó para las Fiestas Patronales los diez primeros Salones Fotográficos a partir de 1954. Invitados por Narciso, con sus narraciones radiofónicas y TV, concurrieron al mismo las mejores firmas de España. Todo fue fruto de la exigencia de las cuatro Asociaciones Nacionales e Internacionales de Periodistas de Turismo que exigían la divulgación de sus viajes por los cuatro continentes respaldados por las embajadas, de los países visitados.

Dile al mundo que esto te gusta: