Manifiesto de Segorbe contra la violencia contra las mujeres [noviembre de 2018]

Corporación Municipal en el Manifiesto Contra la Violencia de Género
Corporación Municipal en el Manifiesto Contra la Violencia de Género

El Alcalde de Segorbe, Rafael Magdalena, ha pronunciado esta manaña un manifiesto contra la violencia de género.

Corporación Municipal en el Manifiesto Contra la Violencia de Género
Corporación Municipal en el Manifiesto Contra la Violencia de Género

Sumándonos a la Declaración Institucional de la FEMP, manifestamos que, desde que estamos al frente de este Ayuntamiento, este equipo de gobierno, venimos mostrando nuestro compromiso con los principios de igualdad, seguridad, libertad, integridad y dignidad inherentes a todos los seres humanos y, año tras año, manifestamos nuestra más absoluta repulsa ante cualquier forma de violencia e intimidación.

Cuando se cuentan por miles las víctimas que sufren cada día el quebranto de la mayor violación de los Derechos Humanos, las Entidades locales reafirmamos nuestra repulsa ante cada una de las manifestaciones machistas, por inofensivas que parezcan, así como nuestra condena absoluta a las agresiones y los asesinatos que fracturan la paz en nuestros territorios.

Nos ponemos al lado de quienes suplican y reclaman, desde la desesperación, estrategias de sensibilización y prevención, atención, asesoramiento, acompañamiento y protección, siempre desde perspectivas integrales, que las liberen de la amenaza y del horror y hacemos un llamamiento para que seamos capaces de avanzar en el cumplimiento del Pacto de Estado en materia de violencia de género, hoja de ruta obligada y compromiso ineludible con la ciudadanía, porque entendemos que el asesinato es la manifestación más atroz de la violencia hacia las mujeres, pero que ésta comienza mucho antes, escondiéndose detrás de hechos sociales aceptados y fundamentados en creencias y comportamientos con base estructural y cultural; situaciones, todas ellas, que alimentan una desigualdad real entre mujeres y hombres que se traslada en una relación de subordinación y subsidiariedad de unas respecto a unos y que fractura la convivencia y la paz de una sociedad que clama por un futuro sin miedo.

Destacamos la necesidad de educar en igualdad y dirigimos la mirada hacia las generaciones futuras; es vital desterrar los roles sexuales y erradicar las actitudes y comportamientos normalizados y consentidos que, instalados en la vida diaria, reproducen y perpetúan la desigualdad, origen de la violencia de género. Esta es una responsabilidad conjunta y por tanto, la solución debe ser compartida.

Reafirmamos nuestro compromiso con los derechos fundamentales de la infancia y ponemos de manifiesto, nuevamente, nuestra repulsa y preocupación por el aumento de menores asesinados a manos de sus padres como instrumento de control y de poder sobre las mujeres.

Y nos comprometemos a implementar todas las medidas de coordinación interadministrativa para proteger, defender y liberar a las mujeres y menores víctimas de la violencia de género.

Hoy, agradecemos la solidaridad de todas esas personas anónimas que muestran sus condolencias y acompañan los minutos de silencio y fijamos la mirada en quienes, además, se esfuerzan por debilitar la multitud de microviolencias invisibles y sistemáticas que sustentan relaciones basadas en el trato desigual. Y hoy, nuevamente, mostramos nuestra solidaridad y sentir con todas las personas que, de forma directa o indirecta, son víctimas de una lacra enraizada en lo más profundo de nuestra sociedad.

Una sociedad que, en sus 40 años de democracia, aún no ha sido capaz de alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres, y cuya mitad, reclama dejar de ser valiente, para empezar a ser libre.

En consecuencia, con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, queremos encender una vela morada en memoria de cada mujer asesinada a manos de su pareja o expareja en lo que llevamos de año y una vela blanca por cada criatura asesinada a manos de su padre o pareja de su madre.

Y este año, también, queremos visibilizar y apoyar, con este tubular que hemos repartido, a  la perseverancia e incansable esfuerzo por sobrevivir, de todas esas mujeres que aún no han podido salir  del infierno de los malos tratos y que algún día con la implicación de todas y cada una de las persona que conformamos esta sociedad, puedan dejar de sobrevivir para empezar a vivir de nuevo. Porque si no somos cada uno y cada una de nosotros y nosotras, ¿Quién?

 

Para ellas va este poema de Mario Benedetti que lleva por título “No te rindas”:

No te rindas,

aún estás a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo,

aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,

liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,

continuar el viaje,

perseguir tus sueños,

destrabar el tiempo,

correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

aunque el frío queme,

aunque el miedo muerda,

aunque el sol se esconda y se calle el viento,

aún hay fuego en tu alma,

aún hay vida en tus sueños,

porque la vida es tuya y tuyo también el deseo.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo,

abrir las puertas, quitar los cerrojos,

abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,

recuperar la risa, ensayar un canto,

bajar la guardia y extender las manos,

desplegar las alas e intentar de nuevo,

celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,

aunque el frío queme,

aunque el miedo muerda,

aunque el sol se ponga y se calle el viento,

aún hay fuego en tu alma,

aún hay vida en tus sueños,

porque cada día es un comienzo nuevo,

porque esta es la hora y el mejor momento,

porque no estás sola, porque os queremos.

Por todas. Os queremos vivas. Os queremos libres

Dile al mundo que esto te gusta: