Comienzan las obras en la antigua piscina de Segorbe

Las obras para instalar una caldera de biomasa en la sala de la antigua piscina climatizada de Segorbe han comenzado esta semana. Este edificio pasará en un plazo aproximado de dos meses de ser un local abandonado a contener la maquinaria para dotar a la ciudad de una mayor eficiencia energética.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vez puesta en funcionamiento, la nueva caldera producirá energía a través de la quema de cáscara de almendra o pellet. Abastecerá a la piscina municipal, al conservatorio y al pabellón en una primera fase, pudiendo ampliarse al auditorio y multiusos en el futuro, e incluso a edificios de titularidad autonómica como el centro de salud.

Esta es una obra en favor del medioambiente, y una salida eficiente para la materia prima. Es destacable también el ahorro económico en electricidad que supondrá a las arcas públicas. Una vez instalado el sistema para estos cinco edificios, la factura de energía eléctrica en total podría reducirse entre 10.000€ y 15.000€ al año dependiendo del material.

Utilidad de la sala abandonada

Además de la instalación de la caldera, este 2017 se tiene previsto realizar obras de acondicionamiento del local de la antigua piscina, con la finalidad de dar utilidad a un espacio que se encontraba totalmente abandonado.

La idea inicial, que tomará forma en unos meses, es cubrir la piscina e instalar un suelo con un material adecuado para poder realizar actividades deportivas o de ocio.

A través de estas acciones, que se suman a otras como el cambio de farolas tradicionales a luminarias LED en más de veinte calles y monumentos de la ciudad, el gobierno local hace efectivo su compromiso con el cuidado del medioambiente. No en vano Segorbe recibió el certificado de registro de la huella de carbono y con él, asumió el compromiso con el Ministerio de Medio Ambiente de reducir la emisión de gases y contaminación.

Dile al mundo que esto te gusta: