8 de marzo 2018: Manifiesto del Ayuntamiento de Segorbe por la igualdad y visibilización de las mujeres

La Concejala de la Mujer, Mª Teresa García, acompañada por parte de la corporación municipal, ha leído un manifiesto con motivo del 8 de marzo
La Concejala de la Mujer, Mª Teresa García, acompañada por parte de la corporación municipal, ha leído un manifiesto con motivo del 8 de marzo

La Concejala de la Mujer del Ayuntamiento de Segorbe, Mª Teresa García, ha leído hoy en un acto público el siguiente manifiesto por la igualdad y la visibilización de las mujeres:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En 1975, la Asamblea de las Naciones Unidas declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, pero poco sabemos de sus orígenes, que se remontan a finales del s. XIX, cuando se desencadenó un movimiento internacional de mujeres socialistas, cuya exclusiva finalidad fue promover la lucha por el derecho al voto de las mujeres, sin ningún tipo de restricción basada en los niveles de riqueza, propiedades o educación. Este movimiento se sitúa en medio de dos terribles sucesos:

El primero fue una gran marcha de trabajadoras textiles en el año 1857. Miles de mujeres marcharon sobre los barrios adinerados de Nueva York en protesta por las miserables condiciones de las trabajadoras. El segundo, ocurrió en 1908. Ese año 40.000 costureras industriales de grandes factorías se declararon en huelga demandando el derecho de unirse a los sindicatos, mejores salarios, una jornada de trabajo menos larga, entrenamiento vocacional y el rechazo al trabajo infantil. Durante la huelga, 129 trabajadoras murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory, en Washington Square, Nueva York. Los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga. Ambos acontecimientos ocurrieron en torno al 8 de marzo.

El hecho mismo de que se celebre un día especialmente dedicado a las mujeres, significa que en términos generales continúan siendo discriminadas y oprimidas de diversas formas, a pesar de lo mucho que se ha avanzado en la aplicación de leyes contra la desigualdad y de los cambios positivos de conducta social e individual. De no ser así, lo más acertado sería instaurar el “Día Internacional o Mundial de la Persona Humana”.

Las mujeres hemos demostrado en todos los tiempos nuestra avasalladora capacidad y nuestro potencial para destacar en cualquier área. Sin embargo, lo que nos preocupa, es que al tiempo que esto ocurre en algunas latitudes, lamentablemente hay millones de zonas donde las niñas, jóvenes, madres y ancianas, experimentan la violencia, el acoso sexual y la desigualdad de derechos, ante la indolencia e inclemencia de sus gobiernos. Y es ante esta indecente pasividad, que nos manifestamos. Así como ante quienes ejercen el dominio y la discriminación en cualquier rincón del Planeta. El Día Internacional de la Mujer va destinado a las mujeres comunes y corrientes como artífices de la historia, de todas las Historias, desde las familiares hasta la de la Humanidad. Es el resultado de la lucha sin tregua de las mujeres por participar en la sociedad en pos de la igualdad negada o restringida por muchos hombres; los mismos que lamentablemente olvidaron y olvidan aún que los derechos de las mujeres no nos los tenemos que ganar, ni mucho menos nos los tienen que otorgar. Sólo le quedó a la ley reconocérnoslos, ya que los derechos de las mujeres se encuentran presentes en cada mujer únicamente por el solo hecho de ser mujer.

Hoy, podemos señalar, al estilo de Octavio Paz, que la mejor medida del avance, progreso y modernidad de los pueblos, se determina más bien por la capacidad crítica y autocrítica de sus habitantes, así como por la libertad, igualdad y derechos humanos que se le reconozcan a las mujeres; esto es, en el acceso a las oportunidades de trabajo, de creación intelectual y artística, de participación política e intervención en los asuntos del poder, etc. En realidad, sólo en la medida en que disminuyan, hasta desaparecer, las discriminaciones de género y sexo, habrá un verdadero y total reconocimiento a la dignidad humana de las mujeres y la humanidad en su conjunto podrá finalmente disfrutar de la plena libertad que le corresponde. Ojalá sea cierto y podamos celebrar ese “Día Internacional de la Persona Humana”. GRACIAS.

Dile al mundo que esto te gusta: